Seleccionar página

No contiene gluten, ni lactosa ni colesterol

 La leche de almendras tiene la misma consistencia que la leche de vaca y es rica en vitaminas y minerales. Es uno de los mejores alimentos para perder peso. No contiene lactosa y es rica en antioxidantes y minerales esenciales como el potasio y el calcio. Por su bajo contenido de colesterol y alto contenido de vitaminas, es el sustituto ideal de la leche de vaca e, incluso, posee menos calorías que la leche de soya.

Una de las principales características de la leche de almendras es que no posee gluten, lactosa, ni colesterol. Junto a esto, tiene un alto contenido de vitamina E, el cual es un antioxidante natural que ayuda a retrasar los procesos de envejecimiento. También, provee de vitaminas D y A, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio. Posee un contenido calórico aún más bajo que la leche de soya. En comparación: una taza de leche de vaca entera tiene 140 calorías, la leche de soya 80 calorías y la leche de almendras 40 calorías. Si no se le agrega azúcar a la leche de almendras el contenido calórico es de 30 por taza. Tiene un alto nivel de fibra natural soluble e insoluble. Ayuda a regular la absorción de los azúcares y controla los niveles de colesterol. Por otra parte, es recomendable revisar la etiqueta, ya que entre marcas de esta bebida el contenido nutritivo puede variar.

Quienes desean perder peso, regular su colesterol o las personas que padecen gastritis, pueden incluirla en su dieta diaria. A continuación, están las seis formas en las que la ingesta de leche de almendras puede beneficiar la salud:

    • Su bajo contenido calórico la hace ideal para todas las personas que deseen perder peso. Además, es fácil de incluir en la dieta por su similitud en aspecto y propiedades organolépticas con la leche de vaca.
    • Es fácil de digerir y es recomendable para todos los intolerables a la lactosa ya que ayuda a hacer la digestión lo menos pesada posible.
    • Para tratar las diarreas y los vómitos, ya que éstos reducen los niveles de potasio. La leche de almendras, ayuda a recuperar el mineral perdido por enfermedades.
    • La fibra de esta leche protege la pared de los intestinos.
    • Las personas que padecen de gastritis o problemas gastrointestinales añaden a su dieta leche de almendras porque regula sus funciones.
    • La vitamina B2 presente en la leche de almendras ayuda a que las uñas y el pelo se fortalezcan y le proporciona a la piel una mejor hidratación.

La leche de almendras posee diversas contradicciones y efectos secundarios que se deben tener en cuenta antes de iniciar con su consumo regular. Las almendras contienen sustancias químicas naturales que pueden inhibir la correcta absorción y aprovechamiento orgánico del yodo. Esto puede dañar la tiroides. Los alimentos de este tipo causan que la tiroides se expanda. Cuando se consume en gran nivel, causa la formación de tumores. Para aquellos con baja función tiroidea, la restricción de consumir grandes cantidades de este tipo de alimentos es crítica. La leche de almendras debe ser evitada por las personas con riesgo de baja función tiroidea. Sin embargo, para las personas que tienen una función saludable de la tiroides, el consumo de una cantidad moderada de leche de almendras todos los días, no tendrá efectos negativos en la glándula.